Saltar al contenido

8 claves para hacer una web profesional

Claves para hacer una web profesional.

Puede que tu marca, o tu empresa, ya tengan un pequeño lugar dentro del sector en el que te encuentras. Pero, ¿no crees que va siendo hora de expandirse un poco y tener algo de presencia en Internet con una página web?

Seguramente te asuste un poco el hecho de no tener ni idea de programación, o no saber muy bien cómo funciona Internet para hacerlo. No te preocupes, pues te vamos a dar 8 claves sobre cómo hacer una página web profesional, para que esta quede de lujo.

¿Por qué motivos necesitas una página web?

Puede que seas de los que crean que el tener presencia en Internet no sirve para nada. Sin embargo, gracias a una página web, puedes:

  • Ampliar tu cartera de clientes
  • Alcanzar un nivel de negocio internacional
  • Conseguir publicidad gratuita
  • Superar a tus competidores
  • Ahorrar mucho dinero al no tener que contar con locales ni tiendas

Y estas son solo algunas de las ventajas de contar con una página web profesional para tu empresa. ¿Tienes claro ya que tienes que hacer con una cuánto antes? ¿Si? ¡Vayamos al grano, entonces!

Escoge un diseño atractivo

Para que una página web capte la atención de los cibernautas se necesitan dos cosas: que el diseño sea simple y con un aspecto moderno. Esto lo has tenido que ver en muchas páginas, que con el tiempo van cambiando el diseño para adaptarse a los nuevos tiempos.

Debes asegurarte que todo lo importante sea fácil de encontrar y que la navegación sea cómoda para el usuario, ya sea a través de un ordenador, Tablet o dispositivo móvil. Además, el aspecto de la web debe ser cómodo visualmente, escogiendo un color que no sea chillón, una tipografía fácil de leer e imágenes llamativas.

Con respecto a las imágenes, variará un poco en base al tipo de negocio que tengas. Pongamos que se trata de un negocio de ventas de, por poner un ejemplo, herramientas de carpintería. Para atraer la atención de los posibles clientes, intenta mostrar imágenes en las que se vean a personas de verdad utilizando dicho producto. Esto llama mucho la atención a la gente. Y, por supuesto, deben ser de muy buena calidad. En lo referente a esto último, no importa de que sea tu negocio, las imágenes siempre de buena calidad.

Eso sí, procura que las imágenes no pesen mucho ni haya demasiadas, porque la página cargaría muy lenta. También podrías sustituirlas por algún vídeo demostrativo sobre cómo funciona tu producto. Eso encanta a los usuarios, porque les permite ver el uso y funciona como un mini tutorial.

Ofrece toda la información en tu sitio web

Ofrece toda la información en tu sitio web

Reserva un momento antes de seguir leyendo para pensar en tu propia experiencia al navegar por la red. ¿Te gusta entrar en sitios en los que parece que la información queda oculta? O, cuando contratas un servicio, ¿te gusta que no te hayan dado toda la información y acaben cobrando de más? Es algo que te cabrea mucho, ¿verdad?

Así pues, debes dar toda la información en tu sitio web, de manera clara y puntual, sobre lo que hace tu empresa, los servicios que ofreces y toda la información relacionada con esto mismo.

Básicamente, debes responder a las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué hace tu empresa?
  • ¿Qué problemas resuelves con tu producto/servicio?
  • ¿Cuáles son las ventajas y beneficios de contratarte a ti?
  • ¿Qué te diferencia de la competencia?
  • ¿Cómo se pueden poner en contacto contigo?

En la página principal de tu web es donde debes responder a estas preguntas, de forma breve y que sea fácil dar con la información importante. No te dediques a poner tecnicismos ni tampoco a ser demasiado cordial. Tampoco abuses de las imágenes, pudiendo usar vídeos o infografías para presentar la información de manera más sencilla.

Luego, crea secciones (a las que se acceda desde un menú superior o inferior) con el resto de información; los tipos de servicios/productos y el precio de cada uno, el tiempo que tardas en realizar el trabajo, un espacio para contactarte… Es importante que la sección de contacto esté bien detallada, no solo con tu número de teléfono, sino también indicando una dirección si tienes negocio físico, un correo electrónico… Todo lo que haga que sea fácil ponerse en contacto contigo.

Optimiza tu sitio trabajando el SEO

Puedes crear el sitio web más maravilloso del mundo, pero, ¿de qué sirve si la competencia siempre aparece en los primeros puestos de los motores de búsqueda de Internet? No basta con tener una web bonita, también hay que preocuparse porque los usuarios puedan encontrarte.

Y es para eso para lo que se utiliza el SEO, u optimización para buscadores. Es una técnica que sirve para optimizar la página de tal forma que los buscadores encuentren tu sitio fácilmente. Hay muchas técnicas SEO que puedes aplicar, pero empecemos por lo más sencillo: el empleo de las palabras clave.

Debes redactar la información de tu sitio web en base a palabras clave, o keyword, que estén relacionadas con tu negocio. Estas deben estar introducidas en los diferentes textos de tu web. Eso sí, no abuses de ellas o Google, o el buscador en el que te centres, podrían penalizarte.

Crea un espacio que le dé un valor añadido a tu web

¿Todo es crear simplemente un sitio web para tu negocio y ya está? No, necesitas algo que le dé un valor añadido, algo que generalmente la mayoría de empresas dejan de lado: un espacio en el que informar cada cierto tiempo al cliente. Lo más común es asociar la web a un blog, ya que es lo más cómodo de usar.

En el puedes:

  • Informar sobre nuevos productos o servicios que tengas en mente implementar en el futuro
  • Hablar sobre noticias relevantes relacionadas con tu negocio (no hacen falta que sean exactamente sobre tu empresa)
  • Crear tutoriales para el uso de alguna herramienta, hablar sobre avances, mejoras, tendencias…

Una ventaja de contar con un blog para tu sitio web es que podrás emplear mejor las palabras clave, para que estas se repetían dentro del sitio, pero en diferentes textos. Poco a poco, empezarás a ver como logras posicionarte entre los primeros puestos. Además, con un blog el cliente se puede sentir respaldado, al encontrar información que le puede resultar muy útil.

Usa las redes sociales a tu favor

Usar redes sociales

Resulta difícil de creer que hoy en día haya alguien que no use redes sociales, ¿verdad? Por eso, debes usarlo a tu favor. Crea un perfil para tu empresa en las redes sociales (no tiene por qué ser en todas).

En tu página web, añade los enlaces en tu sitio web para que los visitantes conozca tu presencia en las redes sociales. Por otra parte, cada vez que publiques un nuevo artículo o lances una nueva oferta, usa la red social para promocionarla. Conseguirás muy buenos resultados.

Eso sí, no te centres demasiado en las redes sociales, porque te puede echar un pequeño cable para promocionar tu sitio, pero no debes olvidar nunca la página principal.

Publicita tu sitio

Aunque el tener una página web ya te sirve como publicidad, sino apareces en los primeros puestos de los buscadores no te va a servir de nada. Así que, tendrás que recurrir a las redes sociales y los buscadores para usar algún servicio de publicidad.

Para ello, puedes realizar una campa a través de Facebook, Youtube o a través de Adwords. Sí, es una inversión, pero no servirá de nada el tiempo invertido en el diseño de tu sitio web, si luego no logras resultados, ¿no te parece?

Lo más importante: utiliza un buen hosting

Cuando vayas a crear tu sitio web, tendrás que contratar el servicio de un hosting. ¿Cuál es el problema aquí? Qué hay muchos, y no todos te prestan el apoyo que deberían cuando te encuentras con una eventualidad.

Según el tipo de sitio que necesites tener, lo que vayas a ofrecer y demás, te interesará contratar un hosting u otro. Hay varios muy baratos, que te pueden salir por poco más de 10€ al año, y otros que tendría un precio 10 veces superior. De modo que, antes de contratar uno, compara precios, estudia las opiniones de los usuarios para saber que opinan sobre ese hosting y vela siempre por los intereses de tu negocio.

Contrata a un experto

Aunque el diseñar una página web en realidad no es nada complicado, de hecho, en menos de 10 minutos puedes tener una muy sencilla hecha, hay que invertir mucho tiempo en poder posicionarla bien y en la perfección de su diseño.

Todo esto puede que se te escape un poco de las manos, por lo que deberías contratar a una persona especializada en la materia. Bien puedes contratar los servicios de una empresa que se dedique a ello o a una persona entendida en el tema, que se vaya ocupando del mantenimiento de la web de manera periódica. Así, la web siempre estaría optimizada, actualizada a las nuevas tendencias web…

X